El libro de Julia supera mil veces las expectativas. Muchas, muchas emociones en su lectura. La autora tiene un nivel "bestial". ¡Es buenísima!
 

Esther Martín